miércoles, 29 de octubre de 2008

Desarrollo local y agenda política

Por Orlando Costa *
El desarrollo local es un tema que debería ocupar mayor espacio en la agenda política. Porque la vida de las personas se desenvuelve en los ámbitos locales y la satisfacción de sus necesidades debe darse, precisamente, en el lugar donde viven y trabajan.
Aunque en la Argentina tenemos un sistema centralista, con excesiva concentración de recursos y decisiones en los niveles superiores de gobierno -nación y provincias-, la promoción del desarrollo tiene en los gobiernos locales -municipios y comunas- protagonistas insoslayables. No solo porque el gasto público es más eficiente y eficaz cuando se ejecuta más cerca de los ciudadanos, sino también porque se puede alcanzar más profundidad democrática, participación y compromiso.
Los gobiernos locales asumen hoy nuevas demandas: el medio ambiente, el desarrollo económico, la educación, la seguridad, el desempleo, las nuevas patologías sociales, la prevención y atención de la salud, el urbanismo y la promoción del territorio, el turismo, entre otras, que se suman a las clásicas funciones de prestación de servicios, ejecución de obras públicas, recaudación de rentas y contralor de las conductas de los vecinos.
El desarrollo referido a un territorio -municipio o región-, no es sólo crecimiento o algo "que se nos da", tampoco es sólo el aprovechamiento circunstancial del contexto macroeconómico para una oportunidad del momento.
El desarrollo local es un proceso participativo, de largo plazo, en el que influyen factores culturales, sociales, políticos, institucionales. Y que requiere del aporte de una serie de actores, como también determinadas formas de pensar y hacer ante una realidad compleja y muy dinámica.
Un territorio es mucho más que un entorno geográfico, son las personas y su intercambio, las relaciones económicas, productivas y sociales, los vínculos que se generan.
El diálogo, la búsqueda de consensos, la definición de estrategias y ejecución de acciones conjuntas entre los actores políticos, económicos y sociales de una comunidad, constituyen un activo de gran valor.
Sin dudas hay que mejorar el sistema económico local, la competitividad de las empresas y de las instituciones, trabajar por el fomento productivo y el asociativismo, la capacitación y formación profesional, en un mundo muy interrelacionado, competitivo, con veloces transformaciones productivas y tecnológicas que influyen en todas las actividades y en todos los lugares.
La optimización de los recursos endógenos, la mejora de las capacidades y competencias de los actores locales del desarrollo, ayudan a mejorar la lectura de la realidad y la visión de futuro que toda comunidad debe tener.
Lugares atractivos para quienes los visitan, contenedores para quienes viven en ellos, que generen sentido de pertenencia, son atributos que ayudan a lograr inversiones, pensando en mejorar las condiciones de vida de la gente y producir bienestar, verdadero fin del desarrollo.
Por ello, para lograr resultados duraderos y controlables, es necesaria una articulación entre los sectores público, privado y social, consensuar objetivos, concertar acciones, encontrar sinergias que sirvan para contrarrestar debilidades y potenciar fortalezas.
Tan importante como lo económico es prepararse mejor para operar en la modernidad, contar con personas capacitadas, generar ámbitos de convivencia, de cooperación y mirada hacia adelante, construir confianza entre los actores del desarrollo, dado que las iniciativas y la innovación no son solo obra de los gobiernos, sino también de la gente que quiere vivir mejor,
Así sucede en muchos municipios con la creación de Agencias de Desarrollo, integradas por referentes de todos los sectores, que le dan sustentabilidad a los procesos y que cuentan en algunos casos con el aporte de las Universidades, las que han incorporado el desarrollo local como un tema académico y de servicio a las comunidades.
En definitiva, el desarrollo local no es una cuestión cuantificable en unidades de medida. Es una construcción colectiva, un producto intangible de empoderamiento comunitario, cuyos resultados se ven más allá de lo inmediato. Se trata de planificar y gestionar futuro, nada menos.
(*)Director de Asuntos Municipales
Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA)

2 comentarios:

Lisandro Aristimuño dijo...

Jorge, he leído tu nota en "Informes" sobre la Bambucicleta y me pareció lo mejor que he leído en Informes. Hay alguna posibilidad de conseguir una en La Plata? Un abrazo.

Jorge Aníbal Deboli dijo...

Estimado Lisandro
Podés padsar a retirar un ejemplar de Informes, por calle 14 N° 781 Piso 2°, Of. 6, de La Plata en horario de 10 a 18 Hs.
La Direción de Informes