jueves, 1 de octubre de 2009

Caso Papel Prensa: Testimonio vivo de un saqueo


Por Jorge Déboli, de la Redacción de Informes

Osvaldo Papaleo, -papá de la conocida actriz Carolina -, encarcelado y torturado durante la última Dictadura Militar, fue el Secretario de Prensa del gobierno peronista en 1975; Jefe de Prensa de la Renovación Peronista en los ‘80 y luego, entre 1987 y 1991, funcionario del gobierno bonaerense que encabezó Antonio Cafiero. Hoy Papaleo está dedicado al negocio del teatro y del cine, pero a partir de su participación en las audiencias públicas que se realizan en el Congreso Nacional para debatir la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en reemplazo de la Ley de Radiodifusión de la Dictadura, reapareció en el escenario político, y comenzó a echar luz a un tema que la corporación mediática ocultó todo este tiempo.

En una entrevista al diario dominical Miradas al Sur, realizada por el periodista Felipe Deslarmes, Papaleo, hermano de Lidia y tío de Isidoro Graiver, cuenta como ambos, fueron obligados a entregar las acciones de Papel Prensa a favor de los diarios Clarín, La Nación y la Razón, por parte del régimen genocida que encabezaron Jorge Rafael Videla y José Alfredo Martínez de Hoz.
Papaleo comienza su relato contextualizando el origen de la fábrica argentina de papel para diario “Papel Prensa”, explicando que “era una sociedad que tenía la familia Graiver en un 75% y el Estado nacional en un 25%. Se había constituido a fines de la década del ’60. De a poco se fue transformando en una planta importante en la zona de San Pedro y Baradero, por la explotación del papel nacional y por la producción, de papel para los diarios. Hasta ese entonces había una enorme cantidad de papel que se consumía y se tenía que importar, cuestión que era bastante onerosa para los medios gráficos nacionales”, - reseña el empresario teatral-, cuyo cuadro completa precisando que en marzo de 1977 fueron detenidos casi la totalidad de los miembros de la familia Graiver: el padre, la madre y la esposa de David Graiver, quien había fallecido el 7 de agosto de 1976 en un “accidente aéreo” en México.
Luego el ex marido de la actriz Irma Roy, relata que “si bien Papel Prensa era uno de los activos más importantes de Graiver, no era éste su único negocio. Entre agosto del ’76 y marzo del ’77, cuando la familia estaba liquidando sus activos, recibió algún tipo de oferta por parte de Clarín, La Razón y La Nación para comprar Papel Prensa. De hecho, la tarde del día en que detienen a la mayoría de la familia, mi hermana, Lidia Papaleo de Graiver, asistió junto a Isidoro Graiver a una reunión con representantes legales y algunos miembros de los directorios de estas empresas para ver si se podía firmar una carta de intención para comprar la empresa. Esa noche son detenidos”, revela Papaleo.

Plan sistemático
Pero el plan de la Dictadura para “favorecer” la gestación del monopolio mediático, no se limitó sólo a “escriturar” la transferencia de acciones de Papel Prensa, sino que contemplaba otras acciones como el secuestro del periodista Jacobo Timerman, que por entonces dirigía el diario La Opinión, y del cual era propietario David Graiver. “Así se iba desarrollando la política de los medios. A su vez, un tribunal de guerra condena a la familia Graiver en base a declaraciones arrancadas bajo tortura en el Pozo de Banfield y en el Puesto Vasco de Bernal. Yo también soy detenido y paso nueve meses en el Puesto Vasco” – y acota- “la familia Graiver es blanqueada, al igual que Jacobo Timerman, pero queda detenida. Yo salgo a los nueve meses y me voy del país”, reseña el ex Jefe de Prensa de la Renovación Peronista, testigo directo y sobreviviente de la época más oscura y sangrienta de nuestra historia contemporánea.


La operación

En la entrevista, Papaleo hace un relato pormenorizado de la ingeniería jurídica que se utilizó para llevar adelante la operación: “A partir de allí empezamos a intentar que la familia Graiver fuera juzgada por la Justicia Civil y no por la Justicia Militar. Luego los Graiver fueron incluidos en lo que se llamó el “acta institucional”, donde había muchos dirigentes políticos, como Lorenzo Miguel, Jorge Taiana, Carlos Menem, entre otros. El acta significaba que uno perdía los derechos civiles y económicos. Esto significa que todos los bienes de la familia pasaban a estar en manos de la Comisión Nacional para la Recuperación Patrimonial (Conarepa). Por lo tanto, el 75% de Papel Prensa pasa a estar en manos del Estado. A fines del ’78 se convoca a una asamblea para tratar el tema accionario de la empresa. En ese momento me reúno con el abogado de Clarín, Bernardo Sofovich, quien me advierte que se va a realizar una multiplicación de las acciones y la posterior cesión a Clarín, La Nación y La Razón. Con la multiplicación, las empresas se aseguraban la posición dominante por más que la familia Graiver recuperara sus acciones. De esa asamblea no pudimos participar, nos fue prohibido”, asegura Papaleo.


El monopolio
“Así Clarín compró Papel Prensa, con la familia Graiver detenida y juzgada por un tribunal de guerra de la dictadura”, denuncia Papaleo, y agrega, “a partir de allí, Clarín ejerció el monopolio de la venta de papel para diarios”. Relato éste, que concuerda con los del fundador de Ambito Financiero, Julio Ramos, el de Héctor Ricardo García, ex propietario de Crónica”, y uno más reciente, el de Jorge Fontevecchia, editor del diario Perfil, quizá la pluma más brillante de la derecha argentina, sintetizada en la frase: “acceder al papel nacional a un tercio menos del valor era la diferencia entre ganar o perder plata con un diario, y Clarín disciplinaba a sus colegas permitiéndoles o negándoles la posibilidad de comprar Papel Prensa”.


La nueva Ley
Si bien la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, no incluye a los medios gráficos, Papaleo considera que “ésta es una forma de limitar a Clarín y otros grupos que imitan a Clarín en la monopolización de los servicios. La estructura básica de Clarín se sustenta en el diario, después se le cedió un canal de televisión y a partir de allí hizo una cadena de comunicación impresionante en todo el país, que ha convertido a los medios de comunicación de la Argentina en una actividad empresaria sin ningún tipo de ética profesional”, dispara Papaleo, sobre una de las páginas negras de la historia reciente que refiere a los medios de comunicación, y remata: “Clarín ha generado en el interior del país verdaderas cadenas que impiden la expresión libre de organizaciones, de sectores empresarios, de ONG y de universidades. Este país está monopolizado por el Grupo Clarín. Esta ley abre ese camino. Si bien esta norma no habla de medios gráficos, es importante lo de Papel Prensa para entender quién habla de “ley mordaza”, y advierte: “el Gobierno ahora sí va a enfrentar un violento ataque bajo métodos sutiles. La difusión violenta de los piquetes y todo lo que ha aparecido en el último tiempo”.

1 comentario:

MONA dijo...

Los que promueven conceptos como "mordaza" o "Ley K" son los que se han impuesto con métodos anti-democráticos, valga de ejemplo ésto del papel prensa que vos tan bien contás. Tienen razón en señalar que vivimos una tiranía. Es la que ejercen los grandes medios de comunicación. Porque hay muchos -me incluyo-, tal vez seamos más del 30%, que no vemos reflejada nuestra opinión en los medios. Sino todo lo contrario.
Te saludo